Historia de un Viaje…

A raíz de la noticia pulicada ayer aquí mismo, acerca del aeropuerto de Ciudad Real, me he animado a escrbir un pequeño relato de mi visita a dicho aeropuerto. No dispongo de fotos, una lástima….habrá que volver :).

Como muchos saben, durante el curso de Piloto Privado es necesario cumplir varios objetivos de cara a la obtención de la licencia. Uno de ellos es volar al menos 10 horas como PIC (Pilot In Command, usease, piloto al mando), realizar las 40 horas, tener la suelta completada y por último, realizar un viaje de al menos 270km a otro aeropuerto y vuelta. Los destinos mas comunes, por proximidad, son Ciudad Real y Valladolid, aunque según cada alumno (e instructor) pueden darse casos de ir a Córdoba, Sevilla e  incluso Valencia. Centrandonos en los dos mas próximos, los alumnos suelen escoger Valladolid, porque si mal no recuerdo, las tasas totales a pagar son 5-8€ (por aterrizaje y parking). Ah, y estas tasas corren a cuenta del alumno claro está, por eso Ciudad Real es menos escogido al tener unas tasas totales de 15€. Pero tiene varios punos positivos, por ejemplo: ¿cuantas veces llegas a un aeropuerto y solo estas tú? Muy pocas la verdad, y ¿cuantas veces llegas a plataforma con el avión, y te recoge una furgoneta? Menos aún!

El viaje desde madrid, en línea recta y sin hacer turismo (opción que escogí yo), son aproximadamente 1hra 45 min de vuelo. Durante este tiempo se debe llevar en frecuencia a Madrid Control y el transponder en ALT (visible), para que desde madrid vean que hay un punto que se mueve, y puedan esquivarte si hiciera falta. A nuestra llegada, poco que comentar sinceramente, mas que nada porque puedes tomarte todo el tiempo del mundo. Sacamos las cartas de aproximación, preparamos la frecuencia de LERL_TWR (torre de C.Real) y repasamos el procedimiento de entrada en circuito asi como el circuito en sí. Una vez alcanzamos el punto de notificación, llamamos a torre.

“C.Real Torre, buenos días. EC-XXX alcanzando punto N, instrucciones para entrar al campo”

“EC-XXX, buenos días. Proceda directo final pista 10, llame entrando en base”

El paso esencial es, desde dicho punto, ir directos hacia la torre de control, y una vez nos acercamos, sin llegar a sobrevolar la terminal civil, entramos en circuito y comunicamos de nuevo. Autorizados a aterrizar es hora de tomarselo con muuuuuuuuucha calma, porque tenemos 4km de pista entera para nosotros solos, quedando la salida de la misma poco mas de la mitad. Una toma suave, de las mejores que recuerdo, dejamos al avion decelerar solo sin tocar los frenos y abandonamos la pista. Como no hay casi tráfico, no es necesario cambiar de frecuencia, nos indica estacionamiento número 4 y ahí que vamos. Plano de aeródromo en la mano para no perdernos, llegamos a la plataforma y ahí está, esperandome, el señalero. Puede parecer una tontería, pero tras mas de 500hrs en simulador, que por fin en la vida real tenga un señalero para ayudarme en el parking es, como decirlo, un gustazo!. Te hace sentir importante, y eso que con la C152 das de todo menos miedo. Una vez aparcamos, damos el OK al señalero que recoge y se va. Al poco, aparece la furgo para llevarnos a la terminal. Cerramos el avión y nos vamos. Una visita al baño, admiramos las vistas del aeropuerto fantasma y poco después de pagar, nos volvemos al avión. Durante todo el tiempo que estas en la terminal, tienes a tu disposición una azafata, que muy amablemente te ayuda en lo que necesites, ¡Merece la pena pagar 15€!. Da pena irse del aeropuerto, pero ahí estamos de nuevo, poco mas de media hora después con el plan de vuelo aprobado a Madrid. Llamamos a torre y pedimos permiso para rodar, punto de espera pista 10. Nos indica que tenemos un tráfico en final (¡no me lo creo!), que mantengamos posición. Yo me esperaba un avión ejecutivo, pero no. Aparece en final el B737 carguero de Swiftair. Tras el, rodamos al punto de espera.

Realizadas las comprobaciones, es hora de volver. Ahora toca repasar el despegue. Básicamente se ha de realizar un viraje a derechas nada mas despegar para evitar los edificios y la terminal de carga, hacer un circuito a derechas, sobrevolar la cabecera de la 10 y poner rumbo al punto N. El camino de vuelta fué algo movidito, tuvimos unas cuantas nubes que dieron un poco la lata, pero en 1hra 50 min estabamos de nuevo en casa, diciendo por radio algo que durant el curso siempre quieres decir: “Cuatro Vientos Torre, el EC-XXX procedente de C.Real, alcanzando S instrucciones de entrada al campo”. Ole, ole y ole. Es una experiencia bastante bonita, salir del aeropuerto donde has aprendido a volar, el que te conoces al dedillo y al que estás acostumbrado y volar hasta uno diferente es algo que no se olvida facilmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: